actualizado: 24/09/2017
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Con el apoyo de:

Untitled Document
POLÍTICA DE CRIA DE LOS MONTAÑAS DE PROTECCIÓN DE REBAÑOS
Y PROTOCOLO DE ACTUACIONES

Introducción:

La puesta a punto para el buen funcionamiento de un Montaña de Protección de Rebaños (MPR) se basa en tres aspectos fundamentales: selección genética, impronta o "imprinting" y experiencia.

  • Selección genética: va dirigida a utilizar como reproductores a Montañas que están trabajando en los rebaños y lo hacen de una manera óptima y a la vez cumplen con el estándar de la raza. Así tenemos muchas probabilidades de que sus crías hereden el bagaje genético adecuado para hacer su futura función con garantías de éxito. En cambio, si usásemos como reproductores solo Montañas de las llamadas líneas de "exposición" -la selección de los cuales se hace de acuerdo al contenido del estándar de la raza, pero no por sus aptitudes de protección de rebaños- los resultados indudablemente no serían tan buenos ya que seria imposible saber cuales son los mejores dotados para hacer correctamente la labor de protección.
    Únicamente y en casos muy particulares, se pueden utilizar aquellos Montañas de "exposición" de los cuales se conozcan perfectamente todos sus antecesores (padres, abuelos, bisabuelos,…) y todos ellos hayan demostrado un temperamento equilibrado, afable y cariñoso, a la vez que valeroso y animoso en la protección familiar. Aún así, cabría seleccionar de cada camada aquel cachorro que, a los ojos de un experto fuese el más apto, excluyendo a los dominantes, a los excesivamente tímidos y a los que mostrasen un instinto de caza acentuado.
  • Impronta: priorizamos que este proceso empiece en el mismo momento del nacimiento, a través del olfato, por lo tanto los cachorros han de nacer dentro del mismo corral. Posteriormente, es fundamental que el ganadero transfiera correctamente la impronta primaria que recibe el cachorro de su madre y de sus hermanos, hacia las ovejas o cabras. Por lo tanto, es imprescindible que se siga al pie de la letra el protocolo del "imprinting". Si el cachorro se pone demasiado tarde con las ovejas, -más de 8 semanas de edad- o la sociabilización hacia ellas no se hace correctamente, el Montaña no será un buen protector del rebaño.
  • Experiencia: la habilidad de un perro de protección de plantar cara a uno o varios depredadores depende de su edad y experiencia. Un comportamiento dominante del perro no se puede manifestar antes de los 18 meses de edad en las hembras y algo más tarde en los machos. Sobretodo, no se ha de reprender al perro joven que no se comporta de manera dominante hacia los perros de más edad que han atacado al rebaño. También puede pasar, que al primer encuentro real con un predador salvaje o doméstico, un perro de protección pueda darse a la fuga. Esto no implica que sea un mal perro de protección pues le hace falta experiencia para legar a ser operacional. Entonces, es muy posible que plante cara al predador al segundo ataque.

Acoplamientos:

  • Damos prioridad en acoplar Montañas de líneas genéticas de trabajo que están protegiendo a los rebaños de una manera muy eficaz, con Montañas de líneas llamadas de "exposición" previamente seleccionados tanto por su fenotipo como por su carácter y que también trabajan en los rebaños con excelentes resultados. El objetivo es de concentrar en les crías las cualidades de ambas líneas y eliminar los posibles defectos de fenotipo de las líneas de trabajo.
  • Otra actuación dirigida a potenciar estructuras y corregir los defectos de fenotipo de las líneas de trabajo, es acoplar Montañas de líneas de trabajo que están protegiendo a los rebaños de una manera muy eficaz, con Montañas de "exposición" previamente seleccionados por sus cualidades físicas y psíquicas, aún que no estén trabajando en los rebaños.
  • Solo queremos tener en los rebaños Montañas potentes, con las características fijadas de acuerdo con el estándar de la raza y que a la vez sean excelentes perros de protección. Cuando se ha logrado esto, seleccionamos a los mejores y los acoplamos entre sí para ir perfeccionando, si cabe, sus cualidades. No obstante, nunca descartamos si lo creemos oportuno, efectuar puntualmente acoplamientos con Montañas de líneas genéticas de "exposición" con objeto de pulir los aspectos que consideramos adecuados.

Ámbito de actuación:

  • Las acciones que realizamos so solo se ciñen al territorio catalán de administración española, sino que también estamos colaborando con los técnicos, ganaderos y pastores del territorio catalán de administración francesa de los Pirineos. Sin embargo, también podemos cooperar con los ganaderos y pastores de otros territorios en caso necesario.

Seguimientos:

  • Creemos que el trabajo en equipo es fundamental para lograr estos objetivos. Por eso, l'Institut asesora a los ganaderos y pastores y hace un seguimiento de las crías para que todo el protocolo de la impronta se haga correctamente, y en caso que haya alguna dificultad de adaptación de los cachorros al rebaño o se presente algún comportamiento no deseable, se estudia el problema en detalle y se da la solución más idónea.

Aspectos mediáticos:

  • Por tal de evitar enfrentamientos innecesarios de los Montañas de protección haciendo su trabajo, hacia paseantes y excursionistas, l'Institut ha editado un folleto, en catalán, castellano, francés e inglés, para dar la información necesaria e imprescindible, de las actitudes que se han de tomar si se encuentran con Montañas guardando y protegiendo a los rebaños.
  • A la vez, l'Institut ha confeccionado una página web en catalán y castellano, en la cual se da información muy esmerada sobre el Perro de Montaña de los Pirineos, pero haciendo especial énfasis en su faceta de protector de rebaños.

Conclusión:

  • El éxito de la puesta a punto de un Montaña de Protección en un rebaño ovino o caprino pide por parte del ganadero o pastor una inversión de tiempo y paciencia. El buen funcionamiento del Montaña exige que esté completamente integrado al rebaño. Uniéndolo exclusivamente al rebaño se tienen todas las posibilidades de que ejerza su función de protección únicamente sobre el rebaño y no sobre un territorio, fincas o personas.

 
© 2005-2016 Instituto Pirenaico del Perro Montaña de los Pirineos
telf: +34 - 629 61 33 99
info@institutpirinenc.org